Carta para mi yo interior


Hay cosas en la vida por las cuales el ser humano es capaz de dejarlo todo y otras en las cuales no nos importa nada, pasamos y muchas veces pisoteamos sin darnos cuenta.

En realidad, en la pluralidad de esta vida, el escuchar y poner atención es hoy en día una cualidad exquisita, y por otro lado el tener la confianza de apoyarse en el otro, no deja de ser menor.

Durante los largos procesos y circunstancias en las cuales me ha tocado estar presente, me he dado cuenta que hay palabras que entregan mucho y acciones que dejan nada.

Por otro lado, mi sensibilidad, cada vez más presionada y aún más si pudieras estar dentro de ella solo unos minutos, te darías cuenta lo hermoso que rodea mi vida y lo difícil al mismo tiempo que es decirlo. 
Es por eso que quiero que entiendas los pasajes misteriosos en donde tú estas presente, no tengas dudas que estas palabras salen también de experiencias vividas contigo.
Es por lo mismo que quiero que entiendas que esto nace de una autoexploración personal, en donde tu presencia es muy valorada y ten claro que cada minuto contigo es importante para mí.
No podría ser el mismo, date cuenta que cada vez que quiero estas presente, aunque a veces me engañas y no lo estas.

Me encantaría algún día compartir lo que es para mi estar dentro tuyo, y que tú compartieras conmigo tu vida. 
Somos dos seres totalmente distintos, encerrados en un cuerpo, cada uno forma su propia burbuja y me da una tristeza enorme no poder ser uno.

Si busco la sinergia, es por que creo que es el momento de gritarle al mundo quienes somos y demostrarla fuerza que podemos llegar a tener.
Lo más probable es que no tenga respuesta tuya y sigas presionándome, arañándome, sí, porque yo soy el que lloro y yo soy el que siento, tú estas tendido sobre mantos de orgullo y no dejas salir ese instinto que robas de mi sensibilidad, hay veces en que pierdo la paciencia, ¿Sabes lo que es llevar este peso?

Te has preguntado cuando tu música y rica forma de observar, valorar, sentir esos capullos que abren sus brazos y sienten.....bueno ahí estoy presente yo.

Cuando amas y dejas explorar, mas aún entregas todo y tus fronteras son entregadas, bueno ahí estoy presente yo.

Podría estar una eternidad nombrándote ejemplos en donde yo soy tu pilar, me siento prisionero de un cuerpo y mi idea es poder expresarme, solo te pido eso.

..........Se despide “mi yo interior”


Cuando las noches madrugan y mi cuerpo expresa,
cuando el cielo tenue y la sonrisa es el sol,
está presente lo que guardo solo para mí, pero que en este momento quiero compartir.

Gracias por la sensibilidad entregada y por esos oidos atentos,
cada uno de ustedes es parte importante del crucigrama que es mi vida.

El tiempo me ha dado cuenta de innumerables capítulos, que sólo fui capaz de superar contigo que eres parte de mi vida y yo parte de la tuya.

Cuando un beso entrego, o un abrazo o sólo una mirada eres capaz de regalar, yo soy el más feliz,
cuando sueño y en ellos estás presente, me doy cuenta que no sólo perteneces al mundo que llamo “despierto” si no también al mundo de los sueños y anhelos.

Quiero dejar dicho, que la ventana esta entreabierta y que la puerta esta sin llave,
que hay lugares que no conozco aún y que me gustaría conocer, si tú los conoces podrías llevarme.
Mientras termino un cigarro y los recuerdos están más presentes aún,
me fijo que ya es hora de actuar, acompáñame o simplemente apóyame,
aún hay tareas pendientes entre mi sensibilidad y mi cuerpo..... y tú  ¿Qué tareas pendientes tienes ?