Cara a cara


Si pudiera explicar, y no puedo ser honesto, el daño es demasiado y el riesgo, para que hablo de riesgo, si apenas los conozco, caigo sobre mi propia verdad. 

Hay tierras que mis sueños no conocen y sueños que aún tampoco tengo, para que hablar de los que no recuerdo, no me admiraría en nada que la respuesta estuviera en uno de ellos. 

Lo más seguro, que mas de alguna persona se sienta recorrida con mis palabras.
¿Que quiero decir?, 
¿Tendrá real finalidad esto?,
¿Será lo indicado escuchar al corazón, o me hago el sordo y sigo manteniendo esto bajo lo sincero?.
Como dar claves a palabras libres, sinceras en el alma, pero mentirosas o simplemente no tan claras en esta tela tirante que es la vida, llena de historia, virgen a veces, gastada por heridas y mi pincel, los deseos, que al fin de cuentas es un lápiz esperando el sí de un corazón apretado con miedo a la honestidad. 

Aunque estoy tranquilo, no puedo negar que mi alma tiríta, la imaginación es demasiada extensa para un nivel normal de fantasias en la mente. 

¿Por qué el silencio acompaña este camino?,
¿Será que no camino solo y callo esperando respuestas más cómodas, o simplemente un alivio que en este caso tampoco se si lo deseo?.

Quiero ponerme honesto y publicar mi derrota, claro, mi derrota, pero una derrota al sentir, al sentir más puro.
Hay veces que es mejor ser derrotado que irse triunfante con el corazón apretado, no puedo luchar contra ti, ni menos mentirle a tu expresión maravillosa y a ese rico sentir que hacen lejos lo cercano y cercano lo lejos. 

Imagino estrellas plegadas sobre cielos prefectos y lunas extensas iluminando, pero dejando oscuro ese miedo siempre necesario,
ese que da ese gusto especial, dejando a la imaginación mil cosas, enrojeciendo, incomodando pero en fin, gustando más que nada. 

Hay varias cosas hechas, varias etapas logradas, pero no se aún que tan extenso es el camino, y siempre vigilante, nunca dejando escapar un detalle me cuestiono la real finalidad de esta expresión vigorosa, sí, realmente que no quepa duda la fuerza que está tiene. 

Creo que lo racional es el camino, pero su escalera hacia la ventana de emociones posee peldaños demasiado fríos, los cuales podrían congelar por completo una flor que no merece ser cortada, pero si merece, ser alimentada.
 
¿Qué pasa si escucho a mi corazón?, claro, ponerme cara a cara con mis sentimientos y gritarle al mundo, pero uno por uno, es lo mínimo que podría hacer,
el punto es el riesgo, el comienzo son las reacciones, 
¿Qué será capaz de provocar esto?, 
siempre sucede algo, ese es el miedo al no saber, a enfrentar lo que siento,
es por eso que prefiero mendigar y mantenerme bajo estándar.

Cuando callas o cuando yo callo, siempre se esconde algo, el pensamiento por favor, que no se una al corazón, son capaces de ahogarte si quieren, no hay como tener frió y sentir ganas de un día de sol, es algo tan natural, ni menos querer estar en la vereda del frente y tener miedo que al cruzar aparezca el destino y nuevamente comienza la historia.

Que sucesivo y engañoso es esto, y como si fuera nuevo bajo el descubrir, me dejas asombrado, y yo, que pensé que solo esto pasaba en las películas, hay que ponerle más ojo y cuidado, uno nunca sabe a quién tiene al frente. 

"Hay grandes bosques que nacen de semillas tiradas por el viento, grandes cosas que te que rodean y pasan, algunas que se olvidan, otras son caprichos, con algunas vives tu vida"

Ojos abiertos, y no quiero dejar escapar,
lo siento si hace daño, lo sincero muchas veces duele.

Ojos abiertos, y todo cambia,
no puedo ser mas honesto que ahora.