Racconto


Un pensamiento hermafrodita como lo dual de la vida. 
Estos dos necesarios se tejen y dan nacimiento como el mismo sol da una flor.
Unos sueños diría yo un poco alocados,
inentendibles, profundos, que hacen nacer el signo de interrogación en un pensar pausado, en espera. 

Cataratas de lágrimas me esperan por mis ojos y en mis hombros amarrado llevare el peso de la distancia, de mis sueños y de mi propia vida.
Horriblemente el eco del peso de esta, ha hecho memoria. 
Las imágenes rodeadas de deseos e impregnadas de recuerdos son por estos días los colores con los que pinto mi pasar.

Como entender mi locura propia, mis gustos, mis centros y mis bordes. 
Hablo del miedo y ha llegado el momento de partir. 

Soy un escultor de memorias pasadas de signos aún usados, de sentimientos que aún guardo.

Como en un rompe cabezas, me doy el tiempo de colocar cada pieza en su lugar y desechar la que no sirve, aunque con tristeza como un luchador que deja a un guerrero muerto para seguir su lucha, yo dejo para seguir mi vida.

Tengo un terrible dolor y ya extraño más que nada.

Me veo en un cuadro perfecto de paisajes soñados, mirando el mar y regalando algunas lágrimas a unas arenillas blancas que esperan un mar para saciar su sed,
yo espero la ola que me haga aceptar esta soledad.

Empiezo un nuevo camino, y pretendo cambiar mis trajes, así como lo hace la oruga al cambiar en mariposa.

Será una decisión difícil y aseguro que dentro de la soledad con que bañare mis sueños, brillará el recuerdo amoroso de sentimientos,
y estos grandiosos no tendrán distancia, harán presencia cada vez que tú lo quieras. 

La despida personalmente empezó, siento que nada podrá descifrar lo que siento y probablemente no dimensiono que dejo más de lo que creo y extrañaré más de lo que siento.

Estas ultimas semanas no han sido fáciles, he planeado un poco en lo medio, ni elevándome mucho, ni cayendo tampoco. 
Es como si la vida misma me hiciera un resumen, produciendome un encontrón con el pasado. 

Aún recuerdo hace un par de años, cuando pensé que lo tenía todo, cerraron mi boca los hechos y sentí que todo lo perdía.

Ha pasado lo que el destino quiso y lo que mis acciones provocaron.
Probablemente dentro de un recuento normal, aparezca la pereza del no aceptar, pero mis promedios personales son elevados y acepto más que nada el arcoiris inmenso que me toco vivir.

Miro como un niño mi venir y en una catarsis de ego mi espíritu juega a las probabilidades.
Siento más que nunca como explayan los sentimientos, y mi corazón apretado me llena de diapositivas en una vista perdida, en donde el horizonte ya no es la tierra en donde piso.

Trataré de sacar partido y luchare codo a codo con los miedos.
Impregnaré mi vida de toques dejados por la costumbre.
Tocaré el sol por la mañana y dormiré con la luna, encontrando mi nueva estrella.
Visitaré a mi súper yo, y plagado de energía brillará mi luz.

No olvidaré mis raíces, y estas se extenderán en la distancia.

"A medida que el tiempo se hace presente, siento un temblor en mi alma, sigo sintiendo miedo. 
Estoy en el momento y voy a dar el paso que siempre he querido.
¿Qué me espera? No lo se. 
Se que estoy preparado para dar un paso gigante en mi vida, 
y se que después de este nada será igual"

Confusión es lo que siento, ninguna decisión esta tan fácil como se ve.

He guardado, ordenado y cambiado la imagen de mi íntimo hogar.
He perecido en llanto propio al darme cuenta lo que tengo y he valorado más que nunca pequeñeces, diminutas e infinitas compañías.

He entendido al final de cuenta, lo glorioso, lo gigantesco que dejo.
 
"Este racconto impulsado en estos últimos días me ciega la vista,
y me hace en estos últimos días vivir y descifrar un poco lo que es mi vida, lo que era y lo que lo que le espera en un futuro no lejano"