Un corazón testigo


El tonar de una orquesta con sinfonía en el alma,
el placer entero de recuerdos iluminados por encuentros que corrompen,
la conciencia agrupada y el llanto interior de una sensación de culpa.
La vida y el descontento, 
golpeando la tranquilidad sensual de un corazón agitado,
conformidad idealista, 
sentimientos con toques exagerados, 
pero con habla propia.

La vida la pide como pidiendo rescate,
un rato con la vista perdida para encontrar eso extraviado, o simplemente para atestiguarme la verda,
tremenda honestidad perdida, 
que trata de encontrar un regazo interior.

Pido a los sueños clemencia y descanso, 
hay imágenes que no dejen pausa,
recuerdos que aún pasan y desearía seguir viviendo.

Marchita y egocéntrica es a la vida por momentos, 
en donde las marcas pausadas las pone el corazón,
flores secas amarradas y entregadas,
dejadas en agua, 
son del recuerdo.

Un sol naciente,
una lluvia preliminar, 
son del pasado,
una sonrisa al oído y un beso con labios de luna llena,
son del presente.

Una cita poseída por los instintos arrogados en las sabanas, también chillidos acompañados de gemidos, 
y unos ojos llorosos, como entregándolos para donarse por completo.

Sonrisa que lleva viento, 
un abrazo con pensamientos extraídos de antiguos pasajes,
un trato escrito por los cuerpos, 
firmado con los besos,
un daño cobijado, entregado en bandeja.

Miedo inmenso abrigado y extraído,
a un corazón indolente con futuro en soledad,
el caer del peso de los sentimientos,
la pausa y el pensamiento, 
de un presente complejo.

Un Futuro extraviado,
letras presentes e incomprensibles, cruzadas y apretadas,
llegó el destino y simplemente cegó,
una operación a corazón abierto, 
con anestesia general inyectada al corazón,
y una próxima estadía,
al desierto más oculto que se esconde en el interior.
El corazón se cansará.....
pedirá extradición.....
También llorando en una esquina lleno de muerte,
pedirá atestiguar y cumplir la culpa.
 

Un caminante y un espejo


Un caminante y un espejo, 
un camino y su vida, 
una historia y un principio.

Un caminante y sus pasos, 
dados largos también cortos,
así como la vida misma este refleja la suya,
juega un poco, se divierte, apuesta y se mira.

Hay pasos que cuestan un sudor de sangre, como duelen los que no se olvidan.
Un espejo y un caminante son fruto y jugo, son vida y muerte.
Que intrigante, porque no cruel perder en camino, que poderoso y magnifico encontrar también en uno.
Que lejos se ve esa línea, porque es como un oasis,
en la vida pierdo y camino, me paro y me caigo.

Y que pasa con el pensamiento,
¿porque duele un poco?, 
que pasa en un interior perdido,
en un espejo que esta nublado,
en un camino eterno y en un paso dado.

Como saber si resbalar y patinar sobre el camino es parte de la vida misma,
si caer es parte de un logro, si correr es solo una mentira.

Creo en ese estado, en ese estado maligno de hipnosis, que poseen los caminos,
¿En dónde, están las vías?, 
¿Las pistas sin impedimento, esas que carecen de límites?

Hay caminos en sic sac, donde vuelves y te vas,
hay caminos en círculos donde partes por el final y terminas por el principio,
todos caminos infinitos, incomprensibles, mas, que se puede hacer, uno no elige el camino.

Mientras camino y sigo dando pasos,
son pocos los pasos de los cuales me doy cuenta,
mas vivo en aparente apariencia, podría decir un mal uso de un espejo, seré honesto.

Menos vivo mi presente perfecto, porque de no elegir el camino, podría vivirlo, aprovecharlo, desnublar ese espejo y encontrarme.

Qué inconcluso, enigmático y sigo dando pasos, incluso retrocedo.
Somos como testigos de un asesinato en serie, sabemos que dependemos, perdemos porque no comprendemos,
incluso creo que como drogados caminamos, vivimos, respiramos, pero nunca nos observamos.

Un caminante sobre un camino, es como un don, como un superpoder, simplemente es pensar en el paso dos y estar en el paso tres.

Donde esta el presente, donde esta esa magia,
caminar dormido o muy despierto, simplemente caminando y no detener el paso.

Y que pasa si me detengo, será que estoy detenido y la que camina es la vida,
hasta los espejos se nublan y no se ira ha nublar mi vida.

Hablo de espejos, de espejos en mi vida,
que dejan ver y siegan,
imágenes que nunca volverán y con un poco de tristeza lo digo.

Porque soy sincero no vivo, simplemente voy en camino,
no se tampoco por donde voy ni menos a donde deseo ir,
no comprendo la vida, ni tampoco mi caminar,
simplemente como uno más busco
la llamada felicidad,
dando pasos en la vida con un espejo en el andar. 

Esto es amor


La escasez de tu amor
es la pureza al sentir,
murallas cubriendo
cubriendo el alma.

Volador inmenso el amor
y tú me miras y me llevas en tu vuelo,
golpeas mi ser pintándolo
llenándolo y digo ¡esto es amor!

La lluvia dejo de caer,
pero el cielo gris me hace recordar
lo doloroso que eres tu amor,
ambiguo, testarudo, agridulce.

Recordar que te busqué,
te tuve, te tengo, sigues siendo parte de mi,
aunque extraño lo sensato, lo puro,
eso que sólo tú me haces sentir.

La distancia termino con sueños,
apagando las estrellas, esas que te regalé,
pero que aún guardo para ti
y entre mis brazos tú,
sólo tú, susurrándome un te quiero.

Cuando el corazón llama muerdo mis labios,
te imagino, te recuerdo
y vuelo por cielos de placer acariciando la felicidad,
la imagen es clara estoy junto a ti.

La escasez de tu amor
pudre la esperanza pero te amo,
como cuando te vi por primera vez
y por un instante se detuvo todo
y sólo tú y yo por primera vez.

Volador inmenso el amor
y de tu cuerpo soy adicto,
de tus gemidos y eres mía,
es inevitable, !me gusta¡ 
preguntas si nos hará daño.

La lluvia dejo de caer
y un rayo de sol y el horizonte,
sólo espero que a mi lado
Sólo estés.

Recordar que te busqué
y siempre te encuentro,
sintiéndome libre
pidiéndome un beso.

La distancia termino con sueños,
pero no te olvido aunque me mienta
y ese orgullo que nubla mi vista
pero nunca el amor, te lo aseguro.

Cuando el corazón llama muerdo mis labios,
y con un beso culmina la cita
y por detrás un nos vemos
y por dentro un ojalá, ¡esto es amor!


Escrito el 9 de Febrero del 2005