Corazones Prisioneros


Allá va prisionero y cerca del riachuelo se ven sus lagrimas caer, 
nuevamente el amor es el que llama, 
como llaman las flores al agua y como llama la sed. 

Si de la luna nace la noche y del sol el día vez,
que pasa con el desconsuelo de un amor no correspondido y un corazón hundido al anochecer. 
Allá va prisionero y cerca del riachuelo se puede ver, como arrastra su orgullo y lo deja caer, 
sus lagrimas son heridas que fácilmente se pueden ver.

Las sombras de la noche son retardos que no siempre podemos entender, 
que pasa con el delito de dejar un corazón herido y resignarse al no entender.

Allá va prisionero y cerca del riachuelo derrama lágrimas que se pierden con el tiempo, 
¿Será que el amor se lo lleva el viento y que con su silbar pretende sanar su mal de amar?

Los cerros se ven lejos y con los deseos los podemos tocar, 
como no dejar que nazca la esperanza de un corazón desinflado, 
que siente todo arruinado, 
pero que grita imposible olvidar.

Allá va prisionero y cerca del riachuelo se cae al suelo, se retuerce desconsolado mientras rosas amigables le hacen perder la razón, 
y cuidado que hay espinas que te abren las heridas que parecen amigables pero esconden el rencor.

Las lagunas traicioneras, 
del sediento acorazonado, 
que ha dejado impregnado la vida del mentir, 
corazones entregados tan desnudos amigables que se pudren implacables y que no quieren sentir. 
Allá va prisionero y cerca del riachuelo va decidido a olvidar, 
quiere dejar sus cadenas librarse de la pena y ponerse a respirar, 
si se ahoga es por tristeza que nació del recordar. 
Sueños de amor son del amanecer y son del oscurecer, los corazones nunca olvidan y son radiografías del sentir, 
son desequilibrados, llorones y tan tercos, 
pero están llenos en su centro del amor. 

Allá va prisionero y cerca del riachuelo se puede ver, nunca estuvo solo, 
hay botados, desinflados, hinchados, mentironcillos, resignados, enamorados y hay hay algunos juguetones, pero todos están en orden enfilados esperando encontrar su par.
Corazones prisioneros son por amor o por soledad, 
si existe un corazón solo hay uno siempre buscándolo consolar, 
se dice que del buscar y del buscar es mejor el esperar, no olvidemos que el corazón también necesita su madurar,
y que del amar y del amar,
hay miles de historias que contar.