Blanca luna


Cuentan y cuentan amoríos estelares,
que entre estrellas y planetas se ha formado un conventillo pasional. 
 
Conocido el amorío de un fogoso viejo sol,
con la noble alumbrada fiel catalogada luna,
se ha corrido el rumor que este pícaro ardiente sol,
ha querido enamorar nada menos que a la tierra. 
 
Sin vergüenza y dichoso de aventuras descaradas,
y dejando solitaria a la pobre apacible lunática,
y es que mas, 
no se pueden olvidar que la luna y su locura,
dice el sol, 
ya no la soporto más y comprendan por favor que la tierra es la que miente. 
 
Miren sólo al sol a los ojos y no podrán,
¿Alguna duda en quien confiar?
ese viejo loco sol, 
tiene sola a mi amiga blanca luna y además me ha querido conquistar. 
 
Me han llegado desde flores hasta estrellas y bombones,
yo una dama multicolor no soporto arrebatos del corazón y ni menos el engaño.
pobre luna amiga mía, 
que de tu blancura han querido sobrepasar.
 
Si tú quieres un consejo busca a otro que te pueda consolar,
si de mi locura dice el Sol nació su instinto pecador, 
mil tormentas que lo condenen, 
eso no tiene perdón.
Y de confiar en confiar ya no se en quien hacerlo,
mientras unos me aconsejan perdonar, 
vienen otros y me invitan con su cortejo,
entre machos y machotes sobran miles por acá,
habladores, charlatanes, con retórica y mil galanes.
Una dama como yo no se deja manipular, 
ni se vende por estrellas,
es, que es luz lo que más me sobra y el amor lo que me falta,
ese amor que se siente necesitar y el buscas en la vida.
 
Si es que falta o lo tienes,
el amor es solo luz,
y dar luz de mil maneras, 
sólo déjalo salir cuando este más quiera,
 
Recomiendo iluminar a los del frente,
a los de al lado y a los de detrás,
sólo escucha al corazón y mientras mira a lo lejos,
visualiza el amor,
e imagínate iluminado desde fondo del corazón. 
 
Son mis hijos los cometas los que ha más les debo luz,
como madre tendré que hacer de padre,
y a mi pareja que el destino lo ponga en su lugar.

Iluminar e iluminar por el espacio he de iluminar a los que yo quiero,
y si bueno me equivoco al iluminar, 
soy tan loca en mi blancura que no me cuesta nada olvidar.

Un te quiero


Caminando por la arena encontré un te quiero,
un te quiero tirado en la arena solitario esperando ser recogido.
Yo tan solo y perdido en esta vida me dije:
"Este te quiero es mio, he encontrado el amor"

Te quiero escrito en la arena mientras el mar sigue pidiendo,
pidiendo arena, pidiendo secar sus aguas como yo secar mi soledad.
Intrigado en mi querer buscando, 
mirando y me pregunto
¿Quién ha sido la mujer?
La mujer que me quiere y espera en las arenas por su querer. 
 
"Te quiero" grabaré en la arena,
testigos estará la mar y el cielo, 
inmenso azulinos míos volveré por ti,
volveré pintado con flores y con un suave beso como las olas y el mar será.
Oh mujer volveré por tí y como las arenas y el mar seremos.
En cada grano y en cada gota seremos solo un inmenso mar,
y este será el hogar,
en cada ola habrá una rosa, 
los besos en el fondo han de brillar alocados, inesperados e infinitos,
Oh mujer nuestros cuerpos se harán agua por nuestro querer. 
 
En el cielo entre nubes veo un te quiero,
un te quiero y que no se lo lleve el viento,
que espere para recogerlo y que sea mió antes del anochecer.

El viento sopla entre montañas y en el cielo azul lejano un te quiero arrojado entre rayos de sol,
me pregunto mas que curioso ¿Quién ha sido la mujer?
La mujer que movió las nubes esperando por su querer, 
una escalera para buscarte y tenerte a mi lado y decirte que te amo, 
con un beso te recibiré. 
 
Entre nubes nuestro amor será el viento,
y el sol como el recuerdo con los rayos brillará,
nuestros cuerpos harán la nieve por la lluvia de nuestro querer.

Un papel en el suelo dice te quiero,
un te quiero en un papel que no lo pisen y no arruguen,
un te quiero de papel se merece otro te quiero.

¿Quien a sido la mujer? Esperando por su querer,
que ha escrito entre líneas "solitaria del amor"
como un pájaro volando arrojando el corazón,
ha dejado un te quiero en el suelo con dolor.

Un te quiero en la vuelta de la hoja,
mujer esperando por ti, 
la echaré a volar con forma de paloma,
y viajando por la espera las alas serán los besos,
que agitando para volar te besaran al sentir el viento.

Entre hojas se escribirá esta historia,
que por palabras escritas al sentir,
nuestros cuerpos serán dos hojas pidiendo ser rayadas por el vivir.

Una copita demás


Una copita demás que quiero ahogar mis penas por tu partida,
tengo mi corazón roto y es que sufro al no tenerte. 
 
Una copita demás y que más me queda si tan solo el recuerdo,
tan solo el recuerdo de esos días, en donde vivíamos del amor.
Una copita demás y es que ya no soporto tu lejanía,
he quedado como un vagabundo a esperas de volver a verte. 
 
Tan solo tus labios cerezas recuerdo dulces carnosos,
tu pelo rizado y tus ojos mirada sutil, nunca habré de olvidarla.
Son esas noches con luna derramados entres sabanas buscándonos,
son esas mañanas donde el sol atestiguaba nuestras sombras. 
 
Quiero emborracharme por tu partida y no tengo consuelo,
soy hombre de ti mujer y mi corazón te pertenece.
Eres la luz y la ventana es la vida,
eres la rosa y el roció eres tú. 
 
Cuanto deseo otra copita demás si ya no aguanto así la vida,
cuando se quiere de veras no se puede olvidar.
A veces espero a que dobles por la esquina,
a veces también sonrió, cuanto gustabas del sonreír. 
 
Una copita demás y lloro por esos días en donde mi alegría eras tú,
dicen que el hombre no llora a menos que este conozca del amar.
Ahogo mis penas por ti  mujer y en cada lágrima se derrite mi vida,
moriré esperando poder verte, antes de decir el último adiós. 
 
En un bar muerto me cubro de alcohol y me emborracho,
cada copita es un instante para la espera y el final.
Cada sorbo son recuerdos pintados de tu perfume mi amada,
otra copita demás que ya no aguanto este desierto corazonado.
 
Si es como, que sin aire viviera y el respiro eres tú,
cada copita me hace más prisionero del amor y del recuerdo. 
Es que ya no queda ni una gota de la nada cuando tú no estas amor, 
me emborracho sin valentía y no puedo quitarme el vivir.
 
Amor, 
amada mía, 
espero por nuestro encuentro vaciando mis penas entre vasos,
ya en el día se me pasan las horas y se juntan entre meses y se forman entre años,
fué la vida y ya no queda nada de ella para mí, sin quererla espero mi partir,
y mi esperanza cerrar los ojos y el volver abrirlos solo para verte amor.