Blanca luna


Cuentan y cuentan amoríos estelares,
que entre estrellas y planetas se ha formado un conventillo pasional. 
 
Conocido el amorío de un fogoso viejo sol,
con la noble alumbrada fiel catalogada luna,
se ha corrido el rumor que este pícaro ardiente sol,
ha querido enamorar nada menos que a la tierra. 
 
Sin vergüenza y dichoso de aventuras descaradas,
y dejando solitaria a la pobre apacible lunática,
y es que mas, 
no se pueden olvidar que la luna y su locura,
dice el sol, 
ya no la soporto más y comprendan por favor que la tierra es la que miente. 
 
Miren sólo al sol a los ojos y no podrán,
¿Alguna duda en quien confiar?
ese viejo loco sol, 
tiene sola a mi amiga blanca luna y además me ha querido conquistar. 
 
Me han llegado desde flores hasta estrellas y bombones,
yo una dama multicolor no soporto arrebatos del corazón y ni menos el engaño.
pobre luna amiga mía, 
que de tu blancura han querido sobrepasar.
 
Si tú quieres un consejo busca a otro que te pueda consolar,
si de mi locura dice el Sol nació su instinto pecador, 
mil tormentas que lo condenen, 
eso no tiene perdón.
Y de confiar en confiar ya no se en quien hacerlo,
mientras unos me aconsejan perdonar, 
vienen otros y me invitan con su cortejo,
entre machos y machotes sobran miles por acá,
habladores, charlatanes, con retórica y mil galanes.
Una dama como yo no se deja manipular, 
ni se vende por estrellas,
es, que es luz lo que más me sobra y el amor lo que me falta,
ese amor que se siente necesitar y el buscas en la vida.
 
Si es que falta o lo tienes,
el amor es solo luz,
y dar luz de mil maneras, 
sólo déjalo salir cuando este más quiera,
 
Recomiendo iluminar a los del frente,
a los de al lado y a los de detrás,
sólo escucha al corazón y mientras mira a lo lejos,
visualiza el amor,
e imagínate iluminado desde fondo del corazón. 
 
Son mis hijos los cometas los que ha más les debo luz,
como madre tendré que hacer de padre,
y a mi pareja que el destino lo ponga en su lugar.

Iluminar e iluminar por el espacio he de iluminar a los que yo quiero,
y si bueno me equivoco al iluminar, 
soy tan loca en mi blancura que no me cuesta nada olvidar.