Ella es linda


Dando pasos retardados y alineándolos en forma lúdica por la acera, me encontré con ella. 
Me encontré con ella y era linda, que tan linda que el sol se baja y la defiende, 
que la defiende y la adorna, que camina que como camina al ritmo del gusto, 
del gusto de ver sus curvas y sus piernas largas, lindas piernas, lindas ropas, lindo todo si ella pasa. 

Le dije hola y con sus lindos labios me dijo hola, 
beso mi rostro, mi rostro beso y se coloreo, 
fue de magia, de magia estomacal, nervioso estaba y me tomo la mano, apretó mi mano, 
cerró los ojos y me abrazo con ganas, 
me abrazo amarrando, amarrado sus brazos con mi espalda. 

Llegamos a casa, a casa llegamos y le solté la mano, 
bostezo cansada y se trago al mundo, 
tenía sueño, que sueño tenía, 
si desnuda en la cama al rozar las sabanas se quedo dormida, 
y dormida es linda, linda duerme si mientras duerme devuelve al mundo cuando respira. 

Desperté atrasado y ya no estaba,
ella no estaba y el café fue apurado de grano solitario amargo, recordaba la noche y con la noche recordaba su caminar, 
su caminar que la hace linda porque es amiga del sol, 
el sol la cuida y ella no tiene sus pelos pintados, 
porque el sol le pide sus pelos para abrir sus rayos. 

La esperaré nuevamente en el mismo sitio y con ansias, 
con las mismas ansias la esperaré, 
la esperaré a que pase, me bese, me salude y que nuevamente me bese, 
que me tome de la mano, que me abrasé y sentiré su olor, 
porque su olor a mujer me vuelve loco, 
me vuelve loco y hasta en la calle que es mi casa me vuelve loco.
Ella es linda porque es simplona y es bondadosa, 
y es bondadosa porque no quita su mirar cuando ella pasa, 
no le avergüenza estirar su lindo brazo y una monedita deslizar abriendo su mano con una tierna y linda sonrisa, 
que tan tierna y linda sonrisa que me llena el día, 
y el día me llena cuando me mira y por un minuto imagino ser ese orgulloso hombre, 
el hombre que la busca en el mismo sitio, 
en el mismo sitio, donde yo vivo. 

Porque parecen de postal, 
de postal sus besos, 
y se miran perdidos al acercarse con su mirar buscándose y diciéndose, 
él la espera siempre en el mismo sitio,
porque ella es linda y la acompaña el sol cuando ella pasa, 
y ella pasa y me deja una monedita y yo sonrió y aunque mis pocos dientes no son lindos y causan risa, 
ella también sonríe porque ella es linda. 

Imagino y tengo tiempo para hacerlo, 
la soledad y lo olvidado que puedo estar me dan la dicha, 
en ir a esperarla al mismo sitio y que me mire con sus lindos ojos,
y que el sol se baje y nos ilumine juntos,
que me desee con su sonrisa, 
que bese mi rostro y mis labios ganosos esperen su turno, 
que caminemos juntos tomados de la mano, 
mientras ella aprieta la mía y yo aprieto la suya, 
que el sol nos siga, 
y que al llegar a casa devolvamos al mundo, rendidos y desnudos al rozar las sabanas. 

Yo soy callejero marino del suelo encopado,
soñador de pisos empedrados, 
regalón de las abrigas de las sobras y astrónomo del silencio de la soledad friolenta,
y no por eso desconozco y me alejo del amor, 
contrario a los prejuicios del cemento, tengo un corazón,
y tengo un corazón que se vuelve loco y orgulloso de ganas cuando ella pasa, 
y cuando ella pasa el sol se baja porque ella es linda y adorna la calle que es mi casa, 
y aunque mis ojos se ciegan con lo días y a mi corazón se le acaban las ganas, 
ella sigue siendo linda.