Tú misma


Acotando la ignorancia,
extraviando los modales,
extraviando los modales.

Y la cama es un precipicio,
en donde caen cascadas,
que parten de mis ojos,
que parten de mis ojos.

Tu silencio huele a miedo,
tu orgullo a locura,
tu cuerpo es una enredadera,
que se afirma del llano,
que dejan tus pesares,
por los mismos caminos,
por los mismos caminos.

Pasarán los años
y probablemente seguirás planeando,
mientras tus dudas vivas,
te coman los huesos,
y hasta tu mismo pescuezo,
se te retuerza por nada,
se te retuerza por nada.

Hasta la historia más triste,
tiene un final alegre,
en donde te lo pido,
vive como tú quieras,
enciérrate en tu mundo,
dibuja un cielo inmenso,
allá tan lejos donde,
no llegue yo volando
no llegue yo volando.

Del morir nos moriremos,
y probablemente en un segundo,
te acuerdes de aquel día,
te acuerdes de aquel día,
en donde me juraste,
traición eterna,
amor a tu agrado,
egocentrismo puro,
diciendo que me amabas,
diciendo que me amabas.

Dirás que soy un loco,
un niño de esos,
que se esconden en las faldas y en sus pecados,
mira quien lo está diciendo,
la reina de espadas,
la que muestra la espalda,
pasando de todo,
y se hace la herida,
y se hace la herida.

Pero déjame decirte,
mi última palabra,
para que no olvides nunca,
que mientras tu llorabas,
yo también lo hacía,
y cuando me mentías,
yo me hacia el tonto,
mientras mandabas besos,
que no me pertenecían,
que no me pertenecían.

Tu soledad ambigua,
tu descarada presencia,
hasta tu desequilibrio,
tus delirios,
tu pasado y tu futuro,
que son hoy tu presente,
entraron en mi alma,
hasta que me di cuenta,
que tú no quieres a nadie,
que no seas tú misma,
que no seas tú misma.

El frio y el coñac


Tiene una monedita señor que le sobre para mi cañita de coñac, hace frio usted comprenderá,que hay que lavar la olla antes de comer un pancito y dormir mirando las estrellas.

Sabes usted, yo hablo cinco idiomas y vengo de esa región en donde Dios no se llama como acá, pero al final de cuentas es lo mismo, es lo mismo al final en todas partes.

Déjeme decirle una cosa, creo que soy muy feliz, afortunadamente feliz porque quiero serlo,
simplemente pido porque no tengo más remedio que pedir y
a veces si he visto la muerte, muy tranquilo me quedo y la espero.

El frío y el coñac son mis polos opuestos, a veces tengo frío y termino borracho. En verano claro pues no tengo frío, pero de tanto frío que hizo el invierno pasado, me quedo gustando el coñac.

Llevo 13 años en esta tierra, en donde me he enamorado y me he desenamorado como una máquina de amor. Sabe usted, hay una cosa en la vida que un hombre y le digo yo, que estoy cerca de los 75 años, nunca podrá combatir...... el amor de una mujer.

En la calle sabe hombre usted, llega a no tener nada, pero en un minuto puede llegar a creer que lo tiene todo y sólo por una mujer, y eso se llama señor:........ amor, verdadero amor.
Porque no me dirá usted que el coñac es más fuerte que el amor, y yo he tenido resacas con coñac que al final de cuentas son resacas......... quien no las ha tenido, pero cuando uno queda borracho por el amor de una mujer, la resaca muchas veces dura una eternidad.....quien no las ha tenido.

Con mucho respeto se lo digo a usted señor, tan diferentes que podemos vernos, tan distantes que pueden ser nuestras vidas, al final de cuentas no somos muy diferentes,
si viera esto usted de fuera se daría cuenta que somos muy pero muy  parecidos, al final es lo mismo en todas partes,
hoy día yo le pido una monedita, mañana usted me pide otro consejo.

Una madre y una hija de la mano


Estaba sentada sobre la banqueta de una plaza,
algunos niños jugaban corrían de acá para allá y el cielo entre nubes no dejaba escapar ni un rayo de sol, dejando el ambiente con un gris pastel difuminado en un celeste que dice adiós.

Hace ya un par de meses que no contenía el llanto, su mejor amigo por esos días era un pañuelo blanco que estrujaba aún más que su ego y las noches eran cada vez más traicioneras y hasta la propia almohada le pedía un cara a cara no dejándola descansar.

Caminaba muy cerca por los lares de los 25 años,
y aunque tenía más fuerza que la famosa Juana que termino juzgada, sus pasos por hoy día eran sobre los pantanos del miedo, cuando no se tiene ganas y tu vida parece un rompecabezas de un millón de piezas esparcidas por la nostalgia.

Mientras prendía un cigarro tras otro, sus piernas cruzadas, sus ojos grandes, húmedos y vivos, sólo con ganas pronto de salir al puerto del sosiego, escuchó un "mama" por detrás que la hizo unos segundos despertar y sonreír.

Hace ya unos años un poco hombre, la miró a los ojos y le dijo al odio confía en mí, que se puede hacer cuando se está enamorada y tu corazón se hace el cómplice.
Después de 12 meses le entregaron en los brazos a una niña sin padre a quien cuidar.

Mirando a su hija le es imposible no retroceder unos años en su vida y cuestionar lo que es incuestionable,
finalmente con un hondo suspiro decide sonreír, al final sacando cuentas no todo es tan  malo, la vida por muy dura que nos toque, siempre tiene ese pequeñito instante de lucidez que nos lleva hacia el pueblo llamado felicidad.

Se paró de la banqueta y se acerco a su hija, ella era una niña hermosa, con sus pelos enrulados y sus ojos impregnados de vida, se arrodillo quedando a su altura, la miró fijamente y le dijo:
"Te quiero hija, has sido lo mejor que me ha tocado en la vida", la niña sonrió, con esa risa que solo les dan las hijas a las madres,  la abrazo  y le dijo con voz de niña: "Yo también te quiero mamá y estoy segura que tú también eres lo mejor que me ha tocado y me tocará vivir en esta vida"

Un abrazo que no solo ilumina una plaza en un día nublado, hace ver un poco hacia delante con fuerza, con la esperanza de que el corazón sane lo que tiene que sanar para volver a querer, por ahora la tranquilidad deberá reinar, la angustia deberá ser sacada de raíz y nunca más se deberá olvidar que para querer, primero se tiene que querer uno mismo.
¡ Es imposible ver florecer cuando se planta sobre tierra infértil y es imposible plantar sobre tierra infértil cuando no se quiere ver florecer !
 
A lo lejos se pueden ver como se alejan de la mano una madre y una hija, pronto oscurecerá.

El piso se movió


El piso se movió y nos visito la muerte,
es que el piso no se movió como siempre se mueve el piso, es que este como si estuviera enfurecido terminó con la vida, terminó con  la esperanza y termino con los sueños. 
Yo me lance bajo la cama pensando que se me venía el mundo sobre mí escuchando llantos y vidrios quebrándose, en la más oscura sinfonía de la angustia de un país invadido por una catástrofe. 

Se movió el piso y esos minutos que no recuerdo hundido por la oscuridad de la oscuridad de mis pensamientos más penosos, bajo una cama esperando ser aplastado, por la angustia de la angustia de mi ser mas recogido recordando mi vida en cámara rápida, lenta  y por el miedo del miedo de no saber nada más que de mí y esperar que todos estuviesen bien. 

Se movió el piso y me siento afortunado después de todo, en un piso trece recordé que la muerte está por todos lados y que la vida a eso de las tres y media de la madrugada cuando más crees que desaparece esta más presente.

Me vestí como pude, pasando sobre lo que estaba tirado en el piso sin comprender la magnitud real de lo sucedido y solo con la luz del bendito celular llegue a la puerta que estaba trabada y pidiendo ayuda a uno de esos héroes incognitos salí así como sales del vientre de tu madre alegrado pero impactado.
Comprendí que la luz de emergencia, los llantos de desesperación y los golpes de otras puertas trabadas me abrían también a mí el camino a ser un héroe incognito y salir a la ayuda de los demás.

Se movió el piso y no es la primera vez que en mi querido país se mueve el piso, 
¿Será que mi país sufre por la mano desconsiderada de todos?,
¿Será que mi país está realmente enfurecido por los que no respetan la tierra?, 
¿Será que dentro del destino de un Chile mirado a lo lejos, está la mismíma fuerza del chileno por salir a delante, mientras el mundo entero mira como todos al final de cuentas nos derrumbamos?  

Benditos sean todos los que ya no están y perdieron la vida, gracias a todos aquellos que solidarizaron con Chile. 
Mientras pasan los días y las replicas aún siguen y así como las placas, un país entero trata de acomodarse una vez más a las circunstancias que le pone el destino, muchos en el  mundo piden clemencia y perdón a un planeta. 

Me permito


Me permito a decir que dentro de la vida misma existe la angustia,
existe el silencio,  existe el miedo y tantas cosas que hay que permitir.
Es que no puedo estallar,
es que tampoco me quedo congelado, ni menos me quedo a medias, ni menos me quedo luchando como pensé.

Me permito a observar a los que me rodean, a los que me sobrepasan y a los que dejo atrás,
es que no puedo caminar en conjunto sufro de egocentrismo, es que me siento ahogado cuando trato de imitar.

Me permito amar con el miedo de pertenecer, con el dolor de no poder ser tan fiel como quiero serlo, comprendiendo que tú lo eres y pienso mal de ti.
Es que te quiero tanto y no quiero perderte, ni tampoco perder lo que siento dentro muy dentro, ni menos quedar tan solo porque no me decido, ni menos me permito sentir y decírtelo.

Me permito en soledad a mirar mi vida como lo hacen los soñadores y sin cesar dejar el llanto de una vez,
es que me cuesta tanto comprender que la vida misma es la culpable, que yo no sea feliz cuando no la comprendo.

Me permito a divulgar mis letras por el mundo, me permito también a decirte cállate,
es que en algún minuto me tendrán que escuchar, que no hay verdad más verdadera, que la que tratamos de ocultarnos y le decimos ándate.

Me permito lo que no se permite y llega el momento en donde hay que decir basta,
es que siento que pierdo, que pierdo el día, que pierdo la noche y que hasta los sueños voy  perdiendo. 
Es que simplemente me ahogo de angustia en el mar de la ignorancia por querer estar arriba mirando todo desde abajo,
y finalmente me pierdo muy dentro mío me pierdo sin aspirar a estarlo y pensando quién sabe donde estoy.

Me permito a encarar la pobreza de los caminos del destino y culpabilizarlo de qué sé yo, 
me permito a decir muy callado hablando conmigo mismo,
es que estoy cansado de dar vueltas como las ruletas, de un lado  a otro sin querer estar ahí, 
quiero respirar donde yo quiero hacerlo y por favor no me digas quédate.

Me permito a terminar lo que no se si quiero permitirme, 
sólo quiero seguir viviendo con la incomprensión,de la vida y permítanme no perder la alegría de la fé en uno mismo y me permito resucitar,
Es que después de todo aunque quiero permitirme lamentablemente vivo del sí y también vivo del no, 
es que me voy permitiendo pasos que pienso que me llevarán a permitirme lo que realmente deseo permitir en esta vida.

Vengan a ver el circo


La vida se lleva en una carpa de circo amigos míos, a veces somos payasos, nos pintamos la cara, nos vestimos de colores,  llevamos las extravagantes pelucas del tengo personalidad y somos el alma del mundo.
Otras veces corremos riesgos y somos trapecistas con esos trajes apretados y con esos cuerpos esbeltos ...no tenemos miedo... y nos enfrentamos como lo hace el hombre bala por los cielos desafiando al miedo.
¿Pero qué pasa con los malabaristas cuando estropean la perfección, con los lanzadores de fuego cuando se queman la lengua, con los equilibristas cuando dan un paso en falso  y con este mundo de magia elocuente magia si quieres verlo como magia?  ¿Pero qué pasa con la mujer barbuda cuando se mira al espejo y le gritan pretensiosa, con  los enanos y los gigantes del circo que se miran como preguntándose quién es el mas raro, o con los magos que guardan cuantas partes del mundo en sus sombreros y una de esas cartas en sus bolsillos pidiéndoles explicación del truco del abandono de una familia que no ve hace meses? 

El circo y su gran familia se llenan de vida entre la carpa y la boletería, entre los oídos .... y ¡vengan a ver el circo!
Allá está la fila directa al destino, donde se ve el boletero, un camino de globos iluminados sobre la alfombra roja de los expectantes ojos, caramelos coloridos invaden las miradas y flashes de fotógrafos por todos lados. 
Te atrapa el circo con su música y pasión, con sus diferentes suelos y te sientas ha esperar que comience la función, te diviertes, te aburres. 
El circo también  tiene su ciclo, que más da, gente de todas las rarezas, factores, pasados y futuros. Termina la función entre el humo de lo incognito, el aplauso y el recuerdo de un ayer.
Y muy por dentro en los mas intimo, ¿Quién sabe donde el payaso deja de ser payaso?, ¿Quién sabe donde los monos dejan de ser monos? Sí, al igual que los elefantes con falditas y triciclos, díganme ustedes donde se esconde el misterio de la supervivencia enmascarada, de aquel artista que ha dejado el alma en el escenario y se sienta a descansar como un muñeco de un ventrílocuo, para nuevamente ¡vengan a ver el circo! 

 Por otro lado los niños sonrientes, llenos de magia y los más adultos mirando la vida que deja de ser para dar paso a la juventud en las raíces de sus genes, porque nada, ni el mismísimo circo ni la vida termina, todo continua su curso de viento y arena, como si la vida y el circo fueran lo mismo.