Flores y floreros


Se ha muerto un florero
dejando rastros de su cuerpo
por el aposento.  

Las alelíes quedaron sin guarida,
sin tropel,
esparcidas con rastros de magulladuras.

Se ha muerto un florero
y la mesa llora su muerte
quedando inmóvil ante el ruido de su deceso. 

Se fue derramando por los bordes
en caída libre y encontronazo,
el florero masculló sus pasos de albedrío contaron.

Ahí está el florero muerto en partes,
divido ante el propósito y la libertad,
mientras las alelíes resignadas no se mueven de su velatorio.

En cadena de oración
quedo el lugar por completo,
a fallecido el detalle gritaron.

A concluido un capitulo,
vaticinando muerte para las alelíes
que renunciadas esperan.