Ha pujat el cabal (Ha subido el caudal)


En el balcón
me siento
a recordarte
y te imagino
llena,
como una luna
en el cielo oscuro,
hermosa,
cautiva,
solitaria,
teniendo tus días,
teniendo tus días.

Queriendo irte a buscar
me impulso
hasta la punta
mas alta
de la cordillera,
a ver si  puedo
verte desde lejos,
a ver si puedo
verte desde lejos.

Te busco
y mi mirada me engaña,
porque estas presente
en todo,
porque estas presente
en todo
y me es imposible
dejar de pensarte
mientras te extraño
y no consigo entender porque
el amor tiene que doler para ser realmente amor.

Te escondes
cerca del rio Turia
y desde el sur de los andes
veo que ha subido su caudal,
veo que ha subido su caudal
y me pregunto yo
por donde andarán tus pasos
que hoy  la capital
ha despertado nublada.

Llego a respirar
cerca de tu cuello
y es el viento
y es el viento
recuerdas melodías,
te das vuelta
mirando a todos lados
quedando solitaria bajas la mirada
y continuas tu paso
y continuas tu paso.

Finalmente buscas tu rincón amargo
envuelta en chocolates, magdalenas e infusiones,
quedo petrificado,
quedo totalmente petrificado
y el corazón engarrado me queda,
ya que por fin me doy cuenta
que tus lagrimas
alimentan
al Turia,
que tus lagrimas
alimentan
al Turia.