Entre paralelos y meridianos


Entre paralelos y meridianos
de un pueblo algo extraño
en donde caminan
los cosmopolitas.
Los transeúntes y los paracaidistas
se chocan de hombro y se dicen enhorabuena.

Las esquinas de las callejuelas
terminan cuadradas formando plazuelas,
permitiendo reuniones de tabaco negro
y algunos soberanitos en el bar que nunca cierra.

Donde se juega al parchís
o a fumar porritos que corren riendo,
mientras nacen cañitas sobre la mesa
que van de la mano de tapitas quita hambre.

Por la radio se escucha hoy al Nino
y la Piquer le hace los coros.
La canción habla de naranjas ilustres,
del huerto,
de las mil torres,
y de un tal Jaume primero que guarda la llave.


Mientras la ciudad de las ciencias saluda al puerto
y la Malvarosa coquetea a la albufera,
en el forn las barritas de pan miran formadas
y la paella hoy sabe más buena.

Por la esquina el museo de fallas es visitado,
que mira a un rio que cambió de rumbo y se llama Turia,
y en el centro del pueblo mira orgulloso
un Micalet erguido de once almas cantando las horas.

Para que quien quiera entrar,
las puertas de Serranos hoy están abiertas
al igual que las de Quart y sus heridas,
invitándote a la Valencia llena de gloria.

Cuchillos e inconsciencia


Alguna vez escuché por ahí y no recuerdo realmente donde.
Que la inconsciencia actúa de la misma forma que un cuchillo en la mano...

Ósea, puedes ser capaz de enterrártelo a ti mismo,  hasta el punto de ver como tu sangre fluye lentamente sin darte cuenta que te has herido.

De la misma forma, puedes clavárselo al ser que mas quieres, sin darte cuenta que le has hecho daño, ya que miras el cuchillo y no tiene sangre.

Pero increíblemente puedes llevarlo también montado en su cartuchera, que firmemente cuelga de tu cinturón de cuero, y sacarlo para pelar una fruta jugosa a mitad del camino, dejando la cáscara o la piel olvidada, sin saber que a tu marcha un par de liebres pelean a muerte por ella.

Así es la inconsciencia,  no ser consciente del acto y menos de lo que este provoca......... el cuchillo en este caso son tus pensamientos......
"Que los pensamientos positivos fluyan sobre el rio y lleguen al mar, para que cuando abras la ventana, lluevan sobre ti"