Compre ya


Oferto,
un corazón que ha sufrido
una vida llena de ilusiones,
unos ojos lagrimones
y un futuro entre la guerra del destino
con el si hoy me despierto positivo
augurando buenos tiempos.

Voy,
Como tortuga que equivoca su caminar,
como brisa que se vuelve remolino,
como pájaro que se pone a caminar pareciendo torbellino
y me miro desde lejos
pareciéndome a un cartero que deja cartas
de recuerdo en las casas donde habita lo que nunca sucedió.

Pienso,
calculando sentimentalmente
padeciendo por los signos interrogativos
y parece más lejano mi pasado
cuando pienso en el futuro
y mi presente
no lo vivo.
 
Qué más da,
la guerra está perdida,
el mundo está más loco
que unas cabras perdidas  en el monte verdoso
que asoma en tu ventana,
y esperas que los años
no se pasen en vano.

Prosigo,
encadenado hacia el mito de la muerte
con los ojos vendados,
con la libertad tan perdida como tan mía,
pero con coquetería prosigo
porque tengo el respirar
y tengo poesía.

Tengo el caminar
y tengo mi deseos
que riego como a semillas,
amparando la esperanza
sobre la cuerda floja sombría
que cuelga en los campos
donde ya no existe cobardía.

Sin más retoques
del yo
sin más retoques
del tú
no te vendo
ni loco mi vida,
no te vendo ni loco mi vida.