Pirata hambriento


Dicen por ahí que eres
un pirata hambriento,
esos que van por ahí
gracias al viento.

No los reconocerás
con parche en el ojo,
menos te pongas a buscar
un lorito en el hombro.

Creo yo que tú
sí quieres conocerlos,
no te esperes en la mar
ni te embriagues con el buen roncito del pueblo.

Ni te vayas hacia el fondo
en busca de sirenas,
sólo mira bien en sus tesoros
que envidian tras sus puertas.

Dicen por ahí que eres
un pirata hambriento,
esos que van por ahí
gracias al viento.

No se reconocerán
con banderitas Jolly Roger,
ni huesitos con espadas
ni menos calaveras.

No importa si es barquito,
buque de guerra o abrazo apretado,
los piratas miran bien fijo
y apuntan siempre al clavo.

No sientas compasión
si observas una pata de palo,
abre bien tus ojos porque
estan surcando por tus lados

Dicen por ahí que eres
un pirata hambriento,
esos que van por ahí
gracias al viento.

Yo he visto muchos
que ya no surcan los siete mares
y que ocultan sus espadas
tras sonrisas inmortales.

Van de tierra en tierra
y han dejado ya los mares,
roban tus tesoros
mientras dicen buenas tardes.

Piratas, bucaneros, filibusteros
por la vida al abordaje,
llamándose tú amigo 
por las leguas y por la sangre.