Visualizaciones


Como una flecha disparada
por un arco de autoestima
voy camino y con júbilo
al ver mi horizonte alumbrado.

Me gusta sonreír
y andar polinizando alegría
por campos erráticos
a las medias lunas faciales.

También eso sí,
discrepo ante la felicidad saturada,
pero tengo paciencia de erizo de mar
y avidez perfectamente enviciada.

Dentro mío
viven momentos que vendrán, 
y entre más los deseo  
más los siento circundando mis avenidas.

Mi superpoder está reconocido,
la tranquilidad presente,
los miedos huyendo
y la vida por delante.