La muerte de la vela


Ha quedado una vela encendida,
                  está agotada y se siente sola,
                               la garganta se le ha derretido por el tabaco
                                              y me mira pidiendo, pidiendo respiro
                           moviendo su mecha y haciendo 
            señales de fuego,
      quiere dormir la desvelada
                           quiere soñar en su camino de humo
                                           hacia el país de las velas
                                                y yo la miro, delirantemente la miro
                                                                      y hoy es más pequeña,
                                                                           tiene hoy zapatos,
                                tiene raíces desparramadas por su mundo,
                 tiene anclas que salen de su cuerpo y se mueren
                     petrificadas ante mis ojos estupefactos …. 
                                  Me acerco respetuoso,
                                          su alma es de fuego,
                                                    su cara es de agua 
                                                           y habla con las sombras,
                                                      su muerte es de humo, 
                        elegante humo negro de nostalgia
            que dura tanto como dura su vida,
                  se despide finalmente dejando su cuerpo derramado,
                                       su alma elevándose
                                                        y 
                                                          la 
                                                 habitación
                                                        a 
                                                     oscuras.