Sombrero


Digámosle triste,
pero orgullosamente colgado
como fruto de una anoréxica percha.
Hoy no habrá paseo,
ni coqueto
en lo alto
como pico de
montaña,
ni sutil
mariposa
que se detiene
reposando
sobre una
cabeza,
sigue esperando
discreto,
aun no cae
resiste y resiste.
entre lagrimas de polvo
y lagrimas de tela.