Shuuuuuu


Silencio,
ella duerme
shuuuuuu
los dedos de sus pies
también lo hacen
soñando con un mundo de calcetines sin agujeros,
sus lentes, su chicle, sus libros
el eco, las sombras
los muebles, los cuadros
se miran y
shuuuuuu, shuuuuuu
que ella duerme,
déjenla soñar
y que su esqueleto trate de salir
alterando su cuerpo
afilando sus caninos
cerrando sus puños
cayendo al vacio
para despertar
y espera que yo
este a su lado,
shuuuuuu
déjenla dormir
que si ella despierta
la pesadilla se levanta
y cambia el mundo
la luz titila
los vidrios abren sus ojos negros
mientras tiritan,
la cama se lanza por el balcón
y el gran armario desesperado
se estira en vano para alcanzarla
mientras zapatos
y trajes varios aprovechando tal distracción
salen corriendo,
hay que correr
no dejen de correr
los muebles por un lado
primero los cristales
por último las puertas
orden por favor,
déjenla dormir
déjenla soñar
abandonen la tierra
si quieren sobrevivir
pero déjenla dormir
déjenla soñar.

Con mis y con tus


Mis cariños-detalles
no son como los fuegos de artificio
que cambian de color las estrellas por Valencia,
parece que hunden
tus ojos en sus huecos
y yo solo quería hacerte cariño
y yo solo quería hacerte cariño,
parece que te retorciera las orejas frías
te tironeara del pelo
te pellizcara la punta de la nariz
o te mordiera el cuello
y yo solo quería hacerte cariño
y yo solo quería hacerte cariño,
parece que mis besos
llevaran alfiles
al no haberme afeitado
y yo no creo que tengas que ser un faquir para soportar mis labios
y esos ratos de cosquillas
marullo de manos
te dejan solo moraduras
olvidando tu cara oriental
y tu gran boca
ametrallando alegría.

Mis palabras-consejos
sujetadas como compadres
borrachitos sentimentales
parecieran tropezar cuando digo la verdad,
emergiendo las malas interpretaciones
de tus oídos pica frases
y yo solo pretendía que supieras
que te quiero más que a ella
que se mira al espejo
y sonríe por la mañana,
es que me gusta que estés triste
es que me gusta que llores
y quieras ser feliz,
derivadamente feliz
y que seas movediza,
impasible, pensativa
penosa, relativa
mercenaria de la vida
y que busques tu guarida
entre mis brazos
que te esperan requetecontentos
abiertos y cálidos
para que después de una trasfusión de positivismo
te dejen partir
y te esperen otra vez. 

Habitantes oculares



Verdes víboras
en tus ojos despiertan
lanzado por la boca
diablitos arrogantes
cuando se te toma de la cola
y no te puedes dar media vuelta.
No!!!
No le digas que lleva víboras
ni que respire y peor aún, un ¿Qué pasa?
Déjala pudrirse como fruto olvidado
de merienda colegial de un mocoso perezoso, pero
abre bien los brazos cuando tengas que abrazarla
llegará como el viento de noviembre
que golpea las puertas
sobre muros indolentes
formando aquellas grietas
que marcan los minutos
de un reloj
perdido en la infancia
y al dormir mirará los rincones
para ver si las arañas
hoy tejen los años olvidados
las penas sin sentido
y una vida
desgraciada.

Fase MOR interrumpida y los vecinos hoy están en silencio.


Entre mis brazos duerme,
quieta!!! No te muevas
tú, delgada de huesos pelados
que tus movimientos imperiosos
provocan mareas entre sabanas y colchas
motín de almohadas
y desgaste de engranaje
de culo y miembro.

Tus pies afilados por la tarde,
me mentiste al decirme:
cortaré mis garras,
tienen electrificada la zona baja interior
de las primeras caricias busca roces,
y esos rojos piñones que salen de tus manos
mis costras no quieren más saber de ellos.

Descansa,
imagina que eres una nube por el cielo
y el viento te lleva, te lleva, te lleva….
Pero no es necesario que le lances rayos 
a mis canillas futboleras
¡Roja directa!
fin del partido
me retiro,  no es un juego limpio,
voy al baño,
algunos centímetros cúbicos
de cerveza,
apareces!!!
pobre me dices: No te he dejado dormir,
yo te miro y guardo en mi boca un par de
asteriscos, un trió de sapos color limón y un cuarteto
de culebras trasparentes,
tu turno,
mientras yo me arropo
en la cama rápido a dormir
cerrando los ojos y sintiéndome
hipnotizado por la tranquilidad
del viaje destino los sueños….
Pero meas como mea un elefante
naturalmente
grabado en un canal de pago,
tiras del ahogo
de un váter en desgaste
que demora
su sinfónica acuática
y llegas y te lanzas
como ballena de película ochentera
pensando que yo
lloro de alegría porque estés viva.

Lo siento con restaurante chino


Te has ido a un restaurante chino
te gusta la ensalada
lo más extraño de la carta
irán tu madre y tus tres hermanas,
yo me he quedado en casa
comiendo tallarines con atún,
como olvidar que ayer
también comiste en un chino
y yo amigo del orgullo esperé y esperé
bueno, después de una de esas discusiones
que seriamente siento que pasen,   
parecemos fieras mascando desamor
abriendo heridas cerradas
e infringiendo la ley de los ojos
esa que olvido asaltos suicidas
veneno en la lengua
y ataques de corazón
por diminutos dolores,
al final me convencí de que te habías marchado
y yo esperando que vinieras y dijeras lo siento,
terminé fumando para no parecer bastante solo y
preguntando por la estación de buses,
al final cogí un tren
y comí un bocata de jamón con tortilla
que vomité a los minutos,
el tren partía a las 19:20
y yo a las 19:00
sentado esperando,
mirando
por la ventanilla
de un tren detenido,
rieles
banquillos
pilares
números y letras….
El teléfono móvil nunca sonó
y el camino fue dilatado
lleno de imágenes temporales
pensamientos futuristas
y sentimientos convexos.
…pareciera como si no te hubiera visto hace más de un año
pareciera como si hoy no hubieras estado conmigo
pareciera que la cabeza apoyada traspasara el cristal de la ventana
pareciera que me caigo sobre los rieles y el tren decide partir…
A eso de las 21:00 llegué a casa
estabas dormida
y en una nota dejada
como quien deja el corazón,
me decías buenas noches
mas uno que otro recadillo a las costillas,
mis sueños esa noche fueron de sofá
pero a eso de las 9:00
te sorprendí con desayuno meloso a la cama,
recapitulando….
interpusimos debate
calmamos las bestias
e inspiramos  profundo,
está lloviendo afuera
un buen té y parecemos perfectos
es de noche
todo ha pasado
volvemos cada uno a coger su lugar de la cama
y abrazándonos
nos quedamos dormidos
en un chapsui de calma.