Lo siento con restaurante chino


Te has ido a un restaurante chino
te gusta la ensalada
lo más extraño de la carta
irán tu madre y tus tres hermanas,
yo me he quedado en casa
comiendo tallarines con atún,
como olvidar que ayer
también comiste en un chino
y yo amigo del orgullo esperé y esperé
bueno, después de una de esas discusiones
que seriamente siento que pasen,   
parecemos fieras mascando desamor
abriendo heridas cerradas
e infringiendo la ley de los ojos
esa que olvido asaltos suicidas
veneno en la lengua
y ataques de corazón
por diminutos dolores,
al final me convencí de que te habías marchado
y yo esperando que vinieras y dijeras lo siento,
terminé fumando para no parecer bastante solo y
preguntando por la estación de buses,
al final cogí un tren
y comí un bocata de jamón con tortilla
que vomité a los minutos,
el tren partía a las 19:20
y yo a las 19:00
sentado esperando,
mirando
por la ventanilla
de un tren detenido,
rieles
banquillos
pilares
números y letras….
El teléfono móvil nunca sonó
y el camino fue dilatado
lleno de imágenes temporales
pensamientos futuristas
y sentimientos convexos.
…pareciera como si no te hubiera visto hace más de un año
pareciera como si hoy no hubieras estado conmigo
pareciera que la cabeza apoyada traspasara el cristal de la ventana
pareciera que me caigo sobre los rieles y el tren decide partir…
A eso de las 21:00 llegué a casa
estabas dormida
y en una nota dejada
como quien deja el corazón,
me decías buenas noches
mas uno que otro recadillo a las costillas,
mis sueños esa noche fueron de sofá
pero a eso de las 9:00
te sorprendí con desayuno meloso a la cama,
recapitulando….
interpusimos debate
calmamos las bestias
e inspiramos  profundo,
está lloviendo afuera
un buen té y parecemos perfectos
es de noche
todo ha pasado
volvemos cada uno a coger su lugar de la cama
y abrazándonos
nos quedamos dormidos
en un chapsui de calma.