Dramatizaciones


La culpa la tiene el cimarrón
que miró  por la ventana aquel día
y justamente mis zapatos eran viejos
y por no mirarlos tanto…..que se yo
caí en sus ojos.
Vaya que noticia más alegre
vaya que augurio más republicano le has lanzado al destino
yo, ya no quiero obedecer su dedo punzante
sus cejas disparadas
sus labios hipnóticos
y su mano sobre el corazón
sí, eso es lo que me encandila y me saca de mis casillas
pareciendo un pobre cimarrón
con la mano sobre el corazón
sorprendido que le quepa en el pecho tanto sentimiento.

No es justo pedir consideración
cuando se lleva esperando casi 30 años a que escuchen tu caso,
la culpa la tiene ese desdichado
mírenlo
con la mano en el corazón
se ríe
sí, déjenlo reír
déjenlo también que con su cabeza
afirme tus cuestionamientos
y de sorpresa cierre la ventana y tú
te quedes mirando como perro solito en casa la puerta,
pero decides seguir 
haciendo cosas porque las sientes
y tu mano aún te parece un poco perdida
y mientras la buscas en tu bolsillo ya cumpliste 20 años
ya pasaste el colegio
ya golpearon la puerta y has hecho todo porque lo sientes
cumpliste ya los 30
buenas días
buenas noches
y has hecho todo porque lo sientes
y en el banquillo de aquella plaza te pones a curar las apuñaladas,
y te es imposible no llorar
vas retirando uno por uno 
los cuchillos brillantes de mangos anotómicos
y te es imposible retirar la mano del corazón
¡Resignación¡
gritas dejando a los arboles desnudos
hay una calle y dos veredas
fruta fresca
fruta prohibida
ojos blandos
piernas tiritando
puños cerrados
lenguas de camaleón
sonrisas hechas puzzles
mejillas secretas
abrazos punzantes
lagrimas venenosas
y conspiraciones personales.