Olvidar para olvidarte


Quiero que sepas que hoy doy comienzo a la operación ultra secreta llamada:
 “Olvidar para olvidarte”. 
Una operación a corazón abierto
una flor que se pudre contenida en un macetero
una luz que se apaga para siempre regalándole su ultimo destello a la noche
un adiós que no tiene eco en el recuerdo
ni en la sangre
ni menos “post mortem”. 

Quiero que sepas y que no se te olvide
que ya no habrá golpecito en el culo al despedirse
ni intercambio de miradas
ni cuestionamientos varios
ni destino maldito destino
ni besos ni despedidas telenovelicas
y prometo que él “ hasta nunca” será “hasta siempre”.

Ayer soñé, 
me encontraba contigo
de frente sin siquiera pestañar
como dos trenes que jamás se besan,
pero rozan sus mejillas al cruzarse,
fuimos dos hojas del mismo árbol
dos caminantes más que cuentan sus pasos
dos corazones impolutos
dos mundos dormidos
un par de desconocidos
que siguen
y no se dan jamás la media vuelta.