El juicio final


En un día cualquiera
de un mes cualquiera
de un año cualquiera
sin avisos, sin preámbulos
escapando de fechas proféticas
y conspiraciones globales
llegó el juicio final. 

No reinó la oscuridad
ni menos se vio el cielo sangrar
los mares permanecieron intactos
los verdes siguieron siendo verdes
los amarillos, amarillos
los rojos, rojos
resumiendo
todo estaba en la más utópica normalidad. 

Los primeros gritos se oyeron
llenando al globo de un eco de espanto
y todos,
pero todos
gordos, flacos, pelados, peludos, altos y bajos
quedaron asombrados
perplejos
apocados
petrificados
en la línea que lleva el tiempo. 

Todo ser vivo se elevó al cielo
perdiéndose tras una brillantes luz que cegaba los ojos
digo: Todo ser vivo
arboles y sus largas raíces
mares absorbidos sin siquiera derramarse una gota
animales de todas las especies
plantas e insectos
todo ser vivo
excepto los seres humanos
digo: Todo ser vivo
excepto los seres humanos.